Nombre de la ruta: El Descubrimiento

Distancia (en Kms.): 60

Provincia(s): Huelva

Comienza en: La Rábida

Termina en: Huelva

Itinerario:

La Rábida

Palos de la Frontera

Moguer

Lucena del Puerto

Huelva

La Rábida La Rábida
Palos de la Frontera Palos de la Frontera
Moguer Moguer
Lucena del Puerto Lucena del Puerto
Huelva Huelva
El estuario de Huelva concentra en sus inmediaciones la historia de los preparativos, la partida y el regreso del primer viaje de Colón al Nuevo Continente. Desde Palos de la Frontera salieron las carabelas y en el cercano monasterio de La Rábida se gestó y preparó la empresa descubridora. En Moguer o en Huelva se pueden seguir también las huellas de los primeros viajes al Nuevo Mundo.

Emblema del primer viaje de Colón es el Monasterio de la Rábida. El descubridor llegó al monasterio en 1484; fue acogido por los monjes y encontró el apoyo del prior a su teoría de que podía llegarse a las Indias siguiendo el camino del Oeste. En el lugar preparó la expedición que habría de llevarle al Nuevo Continente. El monasterio, que fue un antiguo ribat (fortaleza) musulmán, es de estilo gótico-mudéjar y fue construido en el siglo XV.

A tiro de piedra está Palos de la Frontera, en una amplia llanura junto al río Tinto.

Del puerto de Palos partieron el 3 de agosto de 1492 las naves colombinas. Son muchos los lugares de la población que recuerdan el Descubrimiento: en la iglesia de San Jorge (s. XV), de estilo gótico-mudéjar, fueron convocadas las tripulaciones de las tres naves del primer viaje de Colón; en la Fontanilla, mudéjar, construida en ladrillo, los viajeros se surtieron de agua para la gran travesía; la casa de los Pinzón (s. XV) fue el solar de los marinos que acompañaron al almirante.

El curso del río Tinto lleva a Moguer. Su cercanía a la Rábida facilitó la relación de Moguer con la empresa del Descubrimiento. En su embarcadero se botó la Niña, una de las tres carabelas colombinas. El convento de Santa Clara (s. XIV), de estilo gótico-mudéjar, fue objeto de especial devoción para Colón que acudió a rezar a su iglesia tras su primer viaje. Destacan en el interior una hermosa sillería mudéjar y los sepulcros de alabastro de los fundadores. En el casco urbano se conserva la casa de los almirantes Yáñez Pinzón (s. XVIII). Otros monumentos notables son el convento de San Francisco (s. XIV-XVIII), con notable claustro renacentista; iglesia de Nuestra Señora de la Granada (s. XVIII), con una hermosa torre; o la casa natal de Juan Ramón Jiménez y Casa Museo de Zenobia y Juan Ramón, en la que vivió el poeta.

Antes de enfilar hacia Huelva se puede visitar Lucena del Puerto donde se sitúa el monasterio de la Luz (s. XIV-XVI), un antiguo convento franciscano y buen ejemplo de edificación de la época del Descubrimiento.

En las proximidades está el castillo de los condes de Niebla (árabe en su mayor parte), con un recinto amurallado de unos 2 km de longitud, cerca de 50 torres y cuatro puertas. Es uno de los mejores de España. La iglesia de Santa María de la Granada (s. XIII) es gótica con elementos mudéjares.

La última parada puede hacerse en Huelva , en la desembocadura de los ríos Tinto y Odiel. Fue probablemente ciudad tartessa y, mas tarde, fenicia y cartaginesa. Durante la dominación árabe perteneció a la taifa de la cercana Niebla.

Los terremotos del siglo XVIII destruyeron gran parte de la ciudad; quedan, sin embargo, algunos edificios notables: la catedral de la Merced (s. XVIII) con buena portada barroca; la iglesia de San Pedro, edificada sobre una mezquita, fue reconstruida tras los terremotos del siglo XVIII. La construcción más directamente vinculada a Colón es el santuario de Nuestra Señora de la Cinta, con notables azulejos decorados por Vázquez Díaz que recuerdan el paso del descubridor por el lugar. En la confluencia de los ríos Tinto y Odiel se alza un monumento a Colón.


La Rábida

Palos de la Frontera

Moguer

Lucena del Puerto

Huelva