Nombre de la ruta: Valle del Tiétar
Distancia (en Kms.): 100
Provincia(s): Ávila
Comienza en: La Adrada
Termina en: Candeleda
Itinerario:

La Adrada

Piedralves

Pedro Bernardo

Mombeltrán

Arenas de San Pedro

Candeleda

La Adrada

La Adrada

Piedralaves

Piedralves

Pedro Bernardo

Pedro Bernardo

Mombeltrán

Mombeltrán

Arenas de San Pedro

Arenas de San Pedro

Candeleda

Candeleda

El valle del Tiétar se extiende a lo largo de toda la solana de la sierra de Gredos. Es un espacio privilegiado de suave clima en que crecen encinas, alcornoques, castaños, vides, olivos y tabaco, regado abundantemente por el río Tiétar y sus afluentes. En la vega, el viajero encontrará pueblos de hermosa arquitectura como Piedralaves, San Esteban del Valle, Pedro Bernardo, Guisando o Candeleda y soberbios castillos como los de Mombeltrán, La Adrada o Arenas de San Pedro.

La Adrada puede ser un buen punto de partida para recorrer la comarca. Su castillo (s. XIV) conserva los restos del foso y la barbacana. La iglesia del Salvador (s. XVI) es de estilo herreriano.

En los alrededores: Toros de Guisando: figuras zoomorfas de granito de origen celta.

Está muy cerca Piedralaves rodeada de vegetación y abundante agua. Conserva interesantes ejemplos de arquitectura popular basada en el empleo de la madera. La iglesia de San Antonio (s. XVI) tiene una notable armadura de tradición mudéjar en la cabecera.

En los alrededores: Gavilanes: núcleo de arquitectura tradicional (voladizos de madera); magnífico entorno natural con abundante agua y vegetación.

Es también recomendable parar en Pedro Bernardo uno de los mejores conjuntos de arquitectura tradicional de la comarca por el empleo característico de la madera en balcones y aleros. La iglesia es de los siglos XVII y XVIII.

En los alrededores: Hermosa carretera hasta Lanzahíta (iglesia gótica de San Juan Bautista con retablo del siglo XVI tallado por Pedro de Salamanca).

A pocos kilómetros están San Esteban del Valle (magníficas obras de forja en la iglesia parroquial) y Mombeltrán, en el llamado barranco de las Cinco Villas. Perteneció a don Álvaro de Luna y a don Beltrán de la Cueva (s. XV) que mandó levantar el espléndido castillo, bien conservado, con cuatro torres y un notable patio (s. XVIII). Son también interesantes la iglesia de San Juan Bautista (s. XIV-XV) con dos buenas rejas y frontales de azulejos y el Hospital de San Andrés, de fachada renacentista.

En los alrededores: cuevas del Valle (calzada romana hasta el puerto del Pico, con impresionantes panorámicas).

Puede hacerse también una parada en Arenas de San Pedro, la capital del valle del Tiétar. Su castillo es llamado de la Triste Condesa (s. XV) en recuerdo de doña Juana de Pimentel que se retiró a la fortaleza tras la muerte de su esposo, don Álvaro de Luna.

La Capilla Real de San Pedro de Alcántara (a 3 km de la población) es uno de los mejores ejemplos neoclásicos de la provincia, con un espléndido retablo de alabastro.

La iglesia del Pilar (s. XIV-XV) es gótica y muestra una magnífica torre (s. XVI).

En los alrededores: Ramacastañas: cuevas del Águila (formaciones de estalagmitas y estalactitas). Guisando (hermosa plaza Mayor y notables ejemplos de arquitectura tradicional).

En el extremo occidental del valle del Tiétar, cerca de la comarca cacereña de la Vera con la que comparte rasgos paisajísticos, se encuentra Candeleda, un interesante núcleo de arquitectura popular. Su iglesia es típica del gótico abulense y guarda un curioso retablo de cerámica de Talavera.

En los alrededores: Santuario de Nuestra Señora de Chilla: Acceso por un hermoso camino. No tiene gran valor artístico pero es escenario de una concurrida romería. El Raso: yacimiento arqueológico (s. IV a. de C. y siguientes) compuesto de necrópolis y un poblado amurallado más tardío.

Gastronomía: Migas, sopas de cachuela, caldero de patatas, salmorejo, truchas, cabrito, chuletón. Queso de Cabra.




La Adrada

 

Piedralves

 

Pedro Bernardo

 

Mombeltrán

 

Arenas de San Pedro

 

Candeleda